Alimentación

Las ratas deben tener SIEMPRE disponible comida y agua. Al ser animales de metabolismo muy rápido necesitan alimentarse cada poco tiempo. Por ser nocturnas comerán principalmente por la noche que es cuando están más activas. Aún así tampoco debemos caer en ponerles comida en exceso ya que tienden a engordar y a esconderla. Trataremos de ponerles la comida todos los días a la misma hora y en cantidad tal que se les acabe alrededor de una hora antes de que tengamos que ponérsela. La mejor hora para poner la comida es a última hora de la tarde.

Aunque las ratas sean capaces de comer casi de todo, no todo es bueno para ellas y muchos alimentos podrían hacerles enfermar. Es importante tener en cuenta 3 factores:

-Tienen un pliegue en el esófago que les impide vomitar, así que lo que ingiera pasará a su estómago.

-Tampoco pueden eructar por lo que los alimentos que provoquen gases están desaconsejados.

-Ellas mismas sintetizan su propia vitamina C por lo que no es necesario suministrarla con la dieta. De hecho se desaconseja ya que podría acumularse dando lugar a una hipervitaminosis.

Por supuesto todos los alimentos frescos deben estar en buen estado y convenientemente lavados. Todos los días se les retirará el alimento que no hayan consumido y se les pondrá comida limpia.

Es normal que no se coman todo lo que les ofrezcamos ya que cada una tendrá sus gustos. Por lo general comen mejor alimentos conocidos. A veces hay que ofrecerles varias veces un alimento antes de que lo prueben. También comen antes si ven a otra comerse algo, al igual que si te ven comer a ti pueden robarte la comida, así que cuidado con lo que se les deja a mano.

Tampoco es conveniente realizar cambios bruscos en su dieta. Los elementos nuevos se introducirán, de ser posible, poco a poco.

Amplía información sobre la alimentación de tu rata en el menú de la izquierda.